LEYENDAS ….. y .. MUCHO MÁS CON ROLDÁN OLIVA

Los orígenes del olivo se remontan prácticamente a los orígenes de la agricultura, lo que marcó un antes y un después en el desarrollo de nuestra especie, por lo tanto estamos ante un árbol milenario que siempre ha representado para el ser humano una rica fuente de alimento, además de relacionarse simbólicamente con la paz y la sabiduría.

Leyendas de olivos y sus cultura 

Atenea y su regalos al pueblo griego 
Cuenta la leyenda que en una bella y prospera ciudad griega, Poseidón y Atenea peleaban por hacerse con el custodia de dicha ciudad, Zeus, decide qué el regalo que aportara más valor a la ciudad sería el protector de Atenas.
Poseidón clavo su tridente en el suelo de ahí brotó una fuente de agua salada para disfrute de los ciudadanos. Atenea señalo al suelo y de allí broto un hermoso árbol, el primer olivo. Atenea le dijo al rey “te entrego el olivo, cuyas hojas no caerán ni tan siquiera en el invierno, su fruto alimentará a tu pueblo y te hará famoso en el mundo entero”.
Evidentemente Atenea ganó el duelo, convirtiéndose en protectora de la ciudad, que pasó a llamarse Atenas.

 

Olivos de Grecia, regalo de Atenea al pueblo de Atenas

Muchas son las leyendas unidas al olivo, se considera que el inicio del cultivo del olivar data del año 4.000 a.C. y se cree que tuvo lugar en una ubicación indeterminada del Mediterráneo), además, se cree que el cultivo del olivo tuvo un comienzo simultáneo y no solo se dio en la región mediterránea sino también en el oriente próximo.
Con la aparición de la agricultura el ser humano abandonó su estilo de vida nómada y se estableció en poblados donde el cultivo de oliva era uno de los tres pilares básicos de este nuevo sistema de vida adquirido durante el neolítico, junto con el cultivo de vid y de cereales.
Por ello el olivo, sus frutos, y el aceite obtenido de los mismos no solo se vinculan estrechamente a la cultura mediterránea sino que también están presentes en los orígenes de las culturas asiria, egipcia, judía y fenicia.

Fresco egipcio con ramas de olivo 

Noé y las ramitas de olivo

En la historia del arca de Noé en la Biblia, el retorno de una paloma con una rama de olivo significaba que las aguas del diluvio estaban retrocediendo. Esta creencia se encuentra inicialmente en las leyendas asirias y después en la del Noé bíblico recopilado, así mismo, por el Corán. Jesús de Nazaret, lloró en un huerto de olivos ante la proximidad de su muerte que se consumaría en una cruz de olivo, según antiguas versiones cristianas.
Podemos decir con estas pinceladas de historia sobre la cultura y origen del olivo qué se pierde en la noche de los tiempos. El aceite obtenido de las aceitunas con métodos muy rudimentarios era utilizado como alimento, ungüento, medicina e iluminación en nuestra cultura mediterránea más primitiva. En Babilonia, al médico se le llamaba “asu” que significa «conocedor de aceites»
No dejes de seguirnos todas las semanas y conocerás muchas más historias sobre el olivo y su cultura… AOVERIZATE¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*